viernes, 10 de marzo de 2017

DESENREDANDO EL PENSAMIENTO

En uno de esos momentos de recuerdos indeseados  y mensajes indeseables, Sant, que trataba de ordenar su pensamiento, hurgó en el subconsciente y descubrió, tapada con el polvo de la confianza, la verdad ausente y simulada que le cegaba, y pensó: "Su soledad es crónica e irreversible, mi injustificada paciencia ya no tiene sentido".