martes, 11 de febrero de 2014

ESCALERAS AL CIELO


…Yo delante y tú detrás no parecía buena idea porque no podría verte bien, aunque, con suerte, te recogería primero y me vería obligado a sentarme detrás, donde podría estar todo el rato observando como miras por la ventana, como reclinas la cabeza, como te duermes, por momentos, y como miras hacia atrás buscando los ojos que acarician tú silueta, en el asiento delantero.