martes, 11 de febrero de 2014

ESCALERAS AL CIELO


…Yo delante y tú detrás no parecía buena idea porque no podría verte bien, aunque, con suerte, te recogería primero y me vería obligado a sentarme detrás, donde podría estar todo el rato observando como miras por la ventana, como reclinas la cabeza, como te duermes, por momentos, y como miras hacia atrás buscando los ojos que acarician tú silueta, en el asiento delantero.

martes, 4 de febrero de 2014

CONTRA TU LUZ.



…No podía aguantar más, sentía que te perdía, por momentos, y decidí salir a tu encuentro sin prestar la más mínima atención a mis compañeros de alterne, hasta que, por el camino, dejé de verte.

Doce pasos, aproximadamente nueve metros, que parecían dilatarse con la misma flexibilidad que negaba mi pensamiento, víctima de la impaciencia.

Al principio me preocupe, porque habíamos quedado para irnos de viaje y no tenías teléfono para llamarte; después pensé que por la mañana nos veríamos, y me quedé tranquilo, aunque pensando en cómo deberíamos acomodarnos en el taxi; mientras salía a la calle y respiraba angustia, por tu ausencia…