jueves, 30 de mayo de 2013

EN EL RECUERDO ESTA SU EXPLENDOR.


…Habíamos quedado en un sitio, no se exactamente en cuál y tampoco para qué.
Creo que estubimos hablando y decidimos ir a bailar.
Llegamos a un local donde había música de baile; íbamos tres personas, tu, yo, y otra persona que no recuerdo quien podria ser.
Cuando estábamos acomodándonos, despues de pedir una copa, los músicos entonarón un tango; un sensual, romántico y apasionado tago que nos pusimos a bailar. La otra persona ya no volbió a aparecer.