jueves, 30 de mayo de 2013

EN EL RECUERDO ESTA SU EXPLENDOR.


…Habíamos quedado en un sitio, no se exactamente en cuál y tampoco para qué.
Creo que estubimos hablando y decidimos ir a bailar.
Llegamos a un local donde había música de baile; íbamos tres personas, tu, yo, y otra persona que no recuerdo quien podria ser.
Cuando estábamos acomodándonos, despues de pedir una copa, los músicos entonarón un tango; un sensual, romántico y apasionado tago que nos pusimos a bailar. La otra persona ya no volbió a aparecer.

martes, 28 de mayo de 2013

CIGÜEÑA MARIGÜEÑA...

 Al no ser por el alma y por la melena
de sus vecinos no se distinguiría;
su oficio es retorcerle el cuello a la pena
y abrir una ventana a la fantasía.
                                          (J. Sabina)

sábado, 25 de mayo de 2013

Pueblos vecinos.

Cuentan que por la fiestas de la Villa, las que celebran en honor de la Cruz de Mayo, la gente acudía de muchos lugares para disfrutar de las actividades lúdicas que se organizaban al efecto.
Cierta noche, un señor de la localidad vecina de Orellana la Vieja, se colocó sus mejores galas y, ataviado con una majestuosa capa, para paliar el frío de la brisa que azotaba las mejillas, mientras se precipitaba en caida libre desde el pico de la sierra hasta el rio, tomó el camino de Orellanita, sólo y andando.
Cuentan, tambien, que rondaba las siete de la mañana, puesto que la salida del sol se adivinaba por la aparición, paulatina, de los colores de la naturaleza, cuando unos jovenzuelos que regresaban a casa, tras una larga noche de bailes y jolgorios, se encontraron al señor acicalado, parado en mitad de un sendero por el que habitualmente transitaban las bestias, gritando y pidiendo auxilio. -Socorro -decía- por favor, suélteme que tengo mujer e hijos -sollozaba. Y siguen contando, que cuando los jóvenes se acercaron para socorrerle y soltarle de entre las fauces de un lobo feroz o disuadir a sus captores para que le libraran de sus ataduras, la sorpresa provocó tantas carcajadas en ellos, que aún resuenan en esos parajes.
El hombre acicalado había pasado toda la noche, muerto de miedo, con la capa enganchada en unas zarzas; pero su miedo fue disimulado cuando al darse cuenta de lo sucedido, exclamó: -Si llegas a ser un hombre te enteras...

viernes, 24 de mayo de 2013

Cuando decidieron acercarse hasta ese lugar no se pudieron imaginar que sería un sitio tan concurrido. Los niños que, despues de comerse la "merendilla", correteaban los cerros cercanos y se acercaban hasta la orilla para lanzar sus piedras en una, involuntaria pero obligada, competición, el pescador de caña y algún Caña pescador, perturbaron sus soledades más compartidas.
El rato fue efímero, el lugar idílico, la soledad tumultuosa y la experiencia sublime, pero fue necesaria una segunda ronda de lanzamientos para dilucidar quien abarcó más agua al lanzar su piedra.

martes, 21 de mayo de 2013

PANORÁMICA

  Panorámica de nuestro pueblo, desde la carretera del zújar

Instantáneas y apuntes.

  Franjas guiadas en la tierra y libertad de formas en el cielo

 "La huerta del convento"

 El Pantano de Orellana, maravilloso lago de cristal

 Verticalidad artificial y natural, junto a "la peña del fraile"

Evidencia del anterior estado de la orilla, (bañada por las aguas del pantano).

sábado, 11 de mayo de 2013

¡¡ Buaa !!

Es tan expectacular el paisaje que se divisa cuando caminamos en torno a nuestro pueblo, que en cualquier rincón, paraje o lugar encontraremos una panorámica digna de la mejor postal...

jueves, 9 de mayo de 2013

Tras recorrer los parejés de la Serena, tierra vegatativamente hostil, nos acercamos al lugar que Julián, "el cartero", que en paz descanse, bautizó, con sumo acierto, como la puerta de la Siberia. Se me ocurre que si lo que hacemos es el sentido contrario, lo podríamos llamar el valcón de la Serena y las Vegas Altas del Guadiana. Orellana la Vieja, paraiso natural donde todos podemos descansar en paz, en vida... Ven!


viernes, 3 de mayo de 2013


Orellana nos ofrece un sin fin de lugares donde podremos captar las imágenes más sorprendentes; sólo es cuestión de mantener el ojo avispado y la cámara cargada...