viernes, 27 de junio de 2008

¡Ya es la hora!


Ya desde la entrada al campo se notaba a los jugadores muy convencidos. La tranquilidad se palpaba en sus gestos, incluso alguno se atrevió a saludar a las cámaras; pero los rusos no mostraron nerviosismo ni miedo, no tenían nada que perder, (salvo los 450.000 € de prima que un famoso personaje, ansioso de notoriedad y títulos, les había ofrecido si ganaban la final).
Se había hablado mucho, desde que eliminamos a Italia, de que este partido no sería como el de la primera fase, que había jugadores que se incorporaron al equipo de Rusia y marcaban la diferencia. Realmente un cierto grado de incertidumbre pululaba por las mentes de los analistas deportivos, técnicos, periodistas y aficionados, todos estábamos un poquito nerviosos, aunque en todas las “porras” se le daba ganadora a España, tal vez por no querer aceptar la evidencia que en el subconsciente yacía a la espera de su confirmación. Algunos ya tenían preparados los argumentos para justificar lo injustificable, mientras la expedición española arrastraba las maletas.
…Y comenzó la segunda parte, Villa había sido sustituido a los 33 minutos de juego por lesión, pero la salida de Fábregas provocó que Iniesta se adelantara, colocándose en una posición que le ha dado muchas tardes de buen juego con su equipo, el F.C. Barcelona, y en la posición teórica de extremo izquierdo comenzó a realizar incursiones, regates y pases que nos hacía presagiar que algo grande iba a ocurrir, mientras Fábregas, más cerca del área que en partidos anteriores por la salida de Xavi Alonso para ayudar a Senna en la medular, distribuyó el juego a su antojo, (por fin fue el del Arsenal). Luego salió al campo Güiza, (¿se escribe así?), que en un momento del partido realizó un desmarque en horizontal, para no caer en fuera de juego, recibiendo un pase con el pecho y finalizando con una calidad propia del pichichi de “la mejor Liga del mundo”. Sergio Ramos, Pujol, Marchena, Capdevilla y Casillas, ayudados por Senna mantuvieron a raya a los delanteros y medios rusos. Los que fueron sustituidos también estuvieron a la altura.
Mención especial para Silva, que está haciendo una Eurocopa impresionante y marcó el gol de la apoteosis, fruto de una jugada de esas que llaman de “Dibujos animados”, cuándo un rondito de entrenamiento, en la zona próxima al área de Casillas, acabó con un pase en profundidad de Iniesta hacia Fábregas, que controló, condujo y realizó la segunda asistencia del partido.
…El oso, dormido durante todo el partido, había sido derrotado. Su entrenador suplicó a Luis que pararan, que ya era suficiente, pero esto no termina ahí…