miércoles, 26 de diciembre de 2007

¡¡FIESTAA!!

Cuando nos encontramos en plenas vacaciones navidadeñas, hemos pasado la Noche Buena y el día de Navidad y nos encaminamos a la segunda tanda de excesos, se me ocurre reflexionar sobre las borracheras y las mujeres contando algunos casos que bien pudieran haberle pasado a alguno de nosostros, o podrían pasarle:

Un matrimonio joven, después de una noche de copas, se encontraba en la cama y él, con una buena tajhá, le dice a ella: - hoy te vas a llamar Eva. Ella pregunta ¿porqué?.. Él le responde por que fuistes mi primera mujer. Ella, envalentonada por los efectos del malibu con piña, le dice: - entonces yo te voy a llamar Peugeot. - ¿Porqué?.. responde el marido. A lo que la mujer le contesta: - por que tu fuistes mi 307.


Y eso es cuando te acuestas pero al levantarte también ocurren cosas,
Una madre le dice a otra: -Oye ayer tu hijo vino borracho y se meó en la pared de mi casa poniendo su nombre. Y la otra madre le dice: - Si, pero la letra era de tu hija.


Por lo que tened cuidado con los excesos que siempre dejan secuelas.